minientrada La homocisteína: el asesino silencioso y su relación con el ejercicio

Cuando uno se somete a analíticas, práctica altamente recomendable que quién sabe cuánto podremos disfrutar, se fija en el hierro, el colesterol, el hematocrito,… pero hay un dato que no aparece y que está siendo objeto de intenso estudio. Estoy hablando de la homocisteína.

heart¿Qué es la homocisteína?

La homocisteína es un aminoácido derivado, producto intermedio de la cisteína y la metionina. Los valores de referencia en el cuerpo humano oscilan entre 5 y 12 μmol/L. Este aminoácido, en cantidades ligeramente altas está asociado a un amplio abanico de patologías relacionadas con el corazón, el embarazo y las demencias, siendo utilizado especialmente como marcador de riesgo cardiovascular:

  1. Infarto
  2. Ictus
  3. Enfermedad coronaria
  4. Aterosclerosis
  5. Tromboembolismo venoso
  6. Problemas en el embarazo, preeclampsia,…
  7. Alzheimer: resulta ser neurotóxico y causa una mayor toxicidad de la proteína β-amiloide.

Está inversamente relacionado con el consumo de folatos. Un déficit de las vitaminas B6 y B12 son un factor de riesgo para la hiperhomocistinemia. Ello implica que los sujetos que siguen dietas vegetarianas corren un riesgo muy alto de sufrir déficit de B12 y, por ende, de sufrir hiperhomocistinemia. Un alimento que se recomienda debido a su alto contenido en este grupo de vitaminas es la cerveza.

Otros factores de riesgo son insuficiencia renal y hepática, hipotiroidismo, anemia perniciosa y las mutaciones enzimáticas.

¿Cómo se comporta con el ejercicio?

Parece que todo se cura calzándonos las zapatillas y yendo a correr, crossfit, pilates,… lo que a cada uno le gusta, vaya. Pero lo cierto es que atendiendo a estudios científicos se ha comprobado que el ejercicio máximo y submáximo en “varones físicamente activos” causan un incremento de la homocisteína total, como puedes ver aquí. Sé que no es la respuesta que todo acérrimo al ejercicio, entre los que me incluyo, quiere oír. Sin embargo, otro estudio señala que en pacientes sedentarios sometidos a un ejercicio agudo genera la misma respuesta, aumentando la cantidad de homocisteína, pero esta vuelve a los niveles basales durante la recuperación.

Evidentemente quedan muchas dudas y es que ambas poblaciones son diferentes: entrenados vs sedentarios. Habrá que esperar a futuros estudios en este campo y ver los límites de tolerancia del cuerpo humano.

Creatina y homocisteína.

Ciertamente, esto no tiene que ver directamente con el ejercicio pero es que la creatina es, posiblemente, el suplemento estrella en los deportistas. De él hablaremos otro día. En este momento lo que importa de este suplemento es que su consumo parece disminuir los niveles de homocisteína. En este estudio, la creatina se combina con ejercicio pero el ejercicio no parece ser el motivo del descenso puesto que el grupo que tomo placebo no tuvo cambios en el nivel de homocisteína. Tampoco un grupo de ancianos sometidos a ejercicio obtuvieron mejoras en este aspecto.

Conclusiones.

Parece ser que la solución viene determinada por la dietética y no por el ejercicio, y es que ambas van de la mano. Por ello es importante ponerse en manos de profesionales, huyendo de dietas milagro, que nos proporcionen la información que realmente necesitamos. Sin embargo, es innegable el beneficio que el ejercicio proporciona a la calidad de vida. Evidentemente, aún no se conoce con certeza el momento en que se sobrepasan los límites de tolerancia de la salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s