minientrada Musculatura tónica y fásica. ¿Condicionan el entrenamiento?

Tenemos cerca de 700 músculos en el cuerpo. Algunos son bien conocidos como el bíceps, Muscular systemo los gemelos. Otros gozan de poca popularidad a pesar de funciones tan básicas como el control de los esfínteres. Sea como sea y con el afán de clasificar a los mismos, podemos catalogarlos en función de la disposición de las fibras, del control que se puede ejercer sobre su función, del tipo de movimiento que lleva a cabo,… En este momento vamos a clasificar a la musculatura en función de si es tónica o fásica y es que es algo que debería condicionar mucho el entrenamiento.
Pero primero de todo sería saber qué es el tono. El tono es la disponibilidad para la contracción que hace que un músculo relajado sea resistente al estiramiento, manteniendo su forma y elasticidad y con capacidad de responder, mediante una contracción, a voluntad. Pero es evidente que no todos los músculos parecen tener la misma tonicidad. Si uno piensa sobre qué partes se le contracturan más fácilmente seguro que lo primero que recuerda es la espalda. Eso es porque los erectores de la columna tienen la función de sostener durante todo el día (o más bien toda la vida) el cuerpo, superando a la fuerza de gravedad. Si esa función tuviese que llevarla a cabo otro músculo es seguro que fracasaría en su intento.
Musculatura tónica:
Está conformada por músculos cuya función es mantener la postura. Son antigravitatorios y equilibradores. Como su propio nombre indica tienen una tonicidad alta. Su estructura está formada en su mayoría por fibras oxidativas rojas, de baja fatigabilidad y de metabolismo aeróbico lo que da a entender la duración de su tarea.
Musculatura fásica:
Es la musculatura dinámica en la que se da una menor tonicidad. En este caso predominan las fibras largas, llevando a cabo amplios movimientos. También son altamente fatigables pero de muy alta velocidad de contracción y de metabolismo glucolítico.

Lista de músculos tónicos y fásicos
¿Se deberían entrenan por igual?
Ante esta situación es evidente que se puede optimizar el entrenamiento teniendo en cuenta esta particularidad fisiológica. Esto es particularmente importante cuando se trabajan los músculos de manera aislada. ¿Por qué se hace el mismo régimen de entrenamiento con el rectos del abdomen y con los cuadrados lumbares? o bíceps y tríceps, gemelos y cuádriceps,…
Otras veces encontramos personas que nos dicen que a los músculos tónicos sólo hay que estirarlos y fortalecer los fásicos. Esto tampoco es cierto. Hay que mantener el equilibrio muscular y en ocasiones un músculo tónico puede estar debilitado y no cumplir su tarea o un músculo fásico encontrase contracturado por el sobreesfuerzo.
La musculatura tónica tiende a resistir el estiramiento, tendiendo a la rigidez, por lo que es muy necesario trabajar la flexibilidad de esas zonas. No obstante también es necesario trabajar la fuerza de los mismos. La fuerza se trabaja principalmente en excéntrico (mezcla de estiramiento y fuerza) pero no olvidemos que son músculos que realizan más tareas por lo que también se deben incluir movimientos concéntricos. En el caso de incluir ejercicios isométricos (en especial si hay problemas para mantener la postura) es mejor variar el ángulo de trabajo ya que si no sólo se consiguen adaptaciones en el ángulo al que se trabaje. Responden mejor a las altas repeticiones ya que sus fibras son muy resistentes a la fatiga.
La musculatura fásica tiene tendencia a debilitarse si no se utiliza ¿quiere esto decir que no hay que estirarla? Por supuesto que sí. Toda musculatura debe recibir trabajo de flexibilidad sólo que estos grupos musculares requerirán menos atención de esa capacidad ya que si olvidas estirarlos corres es riesgo de lesionarte o de perder rango de movimiento. Los movimientos deben trabajarse con un gran ROM (rango de movimiento) y un máximo acortamiento. Al ser músculos de predominancia de fibras FT, responderán mejor a la alta intensidad y/o velocidad. Son más rápidos y potentes.
Clases colectivasCuando trabajamos en el gimnasio tendemos a homogeneizar repeticiones y tipos de movimientos para todos los grupos por igual pero si lo pensamos un poco muchas veces carece de lógica lo que hacemos. Por ejemplo, siempre se tiende a realizar cientos de repeticiones de trabajo abdominal pero ¿no responderá mejor ese grupo a pocas e intensas repeticiones?
En definitiva, hay que replantearse los viejos vicios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s